Últimas Noticias

Si quiere ahorrar cuando se va de vacaciones, no apague el frigorífico Noviembre 03, 2015

Cualquier momento del año resulta adecuado para ahorrar energía, cuando estamos en casa y cuando no. Así que si quiere saber cómo gastar menos electricidad durante una ausencia estival más o menos prolongada, estos consejos son para usted.

Apagar el frigorífico (o no). La nevera es el electrodoméstico que más consume en los hogares españoles, según el estudio más reciente del Instituto para la Diversificacion y Ahorro de la Energía (IDAE). Como media, representa casi el 19% del gasto en electricidad de una vivienda, y por eso surge la duda en vacaciones. ¿Conviene dejarla apagada y sin comida? Depende del tiempo. Si la ausencia no va más allá de dos o tres semanas, lo mejor es mantenerla en marcha. “En general, cuando un aparato permanece apagado y se enciende, puede necesitar varias horas hasta alcanzar todas las temperaturas ajustadas, con el gasto energético que eso supone. Para cuando vamos a estar largos periodos fuera de casa existen funciones especiales como el modo Vacaciones, que permite que el electrodoméstico siga en marcha con el menor consumo posible, ajustando automáticamente la temperatura del compartimento frigorífico a 14 °C. De esta forma el frigorífico apenas consume –tampoco deben guardarse en él alimentos perecederos–, pero el congelador sigue funcionando como siempre”, explica Marimar Rosón, experta en Frío de Balay.

Desconecte los aparatos eléctricos: el modo ‘standby’ representa el 6,6 % del consumo eléctrico de los hogares españoles, según un estudio del IDAE

“Sin embargo, si vas a estar fuera uno o varios meses, lo mejor es desenchufarlo y dejarlo limpio para que cualquier contratiempo no estropee los posibles restos de alimentos y, de paso, el frigorífico. Todos sabemos que quitar el olor de un alimento putrefacto es casi misión imposible…”, añade Rosón. En ese caso, “siempre es bueno hacer una limpieza con una mezcla de agua tibia y jabón neutro de cara a eliminar olores que se hayan podido generar en el frigorífico por el uso”.

Piloto rojo: cuidado. Cuando vaya marcharse de casa por un tiempo, desenchufe completamente todos los aparatos eléctricos: televisión, consola, DVD, aire acondicionado, router, equipo de música, radiodespertador, microondas… (cuando llegue al frigorífico, revise el punto anterior). No parece que el piloto rojo de la tele suponga un gasto desorbitado (no es así, en efecto), pero céntimo a céntimo podemos ahorrarnos unos cuantos euros al cabo del año. El estudio del IDAE indica que los electrodomésticos en modo de espera representan un 6,6 % del consumo eléctrico en los hogares: unos 230 kWh como media, casi a la par de los 245 de un lavavajillas o los 254 de la lavadora. Esta calculadora de la OCU le ayudará a hacerse una idea de lo que supone, en euros, el modo standby.

Instale un diferencial armable. Saltará en caso de que haya una subida de tensión por una tormenta (o por la razón que sea), pero después volverá a conectarse automáticamente a la red eléctrica. De esta manera, evitamos, por ejemplo, que los alimentos del congelador se estropeen.

Temporizadores para las lámparas. Cuando nos marchamos de vacaciones, un consejo habitual, precisamente, es que no dejemos pistas de que nos hemos ido. Una solución común es no bajar las persianas del todo y dejar una luz encendida. Si quiere hacerlo, utilice para ese cometido las lámparas de enchufe con un temporizador mecánico. Son baratos y fáciles de usar.

Cerrar la llave del agua. No se trata de una medida de ahorro en sí misma, pero sí de prevención. Un grifo que gotea durante 24 horas (a una gota por segundo) consume 30 litros al día. Puede que a nuestros grifos no les pase, pero, por si acaso, no está de más cortar el agua.

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies.

X Aceptar Más información